Saturday, May 20, 2006

EXMO. Sr. José Bono, Ministro de Defensa Madrid

EXMO. Sr. José Bono
Ministro de Defensa
MADRID


Exmo. Sr. Ministro:
Con la Presente le remito copia de la Petición Ciudadana en la que la colonia sueca residente en Barcelona y tras diversos contactos con los grupos políticos del Ayuntamiento de Barcelona, hemos fraguado el compromiso municipal de incluir la restauración de la Torre de Suecia que acompañaba al Pabellón de Suecia en la Exposición de 1929 en el nuevo plan director de la montaña de Montjuïc.

Como símbolo de recuperación histórica es nuestra obligación el informarle de la memoria histórica que saldrá a luz, con la debida documentación recopilada del Archivo Nacional del Estado de Suecia y los documentos recopilados en Barcelona, se publicará un libro en idiomas catalán, sueco, ingles, y español donde se narrará con detalles lo acontecido con la historia del Pabellón y la Torre de Suecia, desde 1923 hasta nuestros días.

Siguiendo un análisis histórico de los hechos, lo acontecido en el invierno de 1961 a 1962 en la comandancia del Ejército del Este Comandancia Militar de Berga, mandó a desmontar el Pabellón de Suecia según los testimonios de ciudadanos que en aquellos años prestaban el servicio militar se les designó el trabajo a 32 voluntarios. Desmontaron el Pabellón (el pabellón tenia una superficie construida de 1.275 m² y toda su construcción era de madera, interior como exterior y suelos) durante varias meses de trabajo y fueron miles de metros cúbicos de madera la que se almacenó para luego ser transportada en la línea del tren de las minas de carbón de la región, usando los vagones de carga para el transporte de ganado con dirección a Barcelona. La madera fue vendida y el dinero pasó a las arcas del Ministerio de Defensa. Durante la Comandancia del Teniente Coronel Don. Joaquín Urbano Rubio.

La Torre tuvo peor suerte, fue destruida durante la guerra civil española, su madera utilizada para paliar los crudos inviernos cuando los militares ocuparon el Grupo Escolar de BCN.

En los documentos del Archivo Nacional de Suecia y debidamente clasificados y traducidos al español informa el Comisario de la Exposición, Sr. Albert Wingvist, que terminada la exposición de Barcelona de 1929, tenía sobre su mesa cuatro propuestas de empresas de la construcción deseosas de comprar el Pabellón para reutilizar la madera en construcción de edificios del ensanche de Barcelona, y dos empresas del textil una de Tarrassa y la otra en Sabadell, empresas que utilizarían el pabellón como nave dentro de sus respectivas fábricas.
La empresa de Tarrassa del textil compró una centralita de teléfonos de la empresa Ericsson, “centralita que fue expuesta durante la exposición”, se vivían momentos de modernismo de comienzos de silo XX, Ericsson vendió terminada la exposición a la Casa Real de España unos teléfonos de última tecnología que el mismo rey Alfonso XIII quería utilizar ya que en la demostración vivida en la inauguración del Pabellón de Suecia, el Rey quedó encantado con el nuevo artilugio telefónico de la época, (la centralita telefónica comprada por la empresa del textil está hoy en día en el Museo de la Ciencia y de la Técnica en Terrassa)

En esta documentación se desprende que las autoridades suecas de la época tenían otros fines con el Pabellón y la Torre, lo cual lo dejaron patente en su donación efectuada por el Estado de Suecia al Ayuntamiento de Barcelona el día 16 de septiembre de 1930 y el 5 de febrero de 1931 cuando se formalizó en cesión plenaria del Consejo Municipal, el Comisario General de Suecia, Albert Wingvist, daba posesión de dicho Pabellón y consigo la Torre al Ayuntamiento de Barcelona pasando a formar parte del Patrimonio Municipal de Barcelona.

En el escrito enviado por el Ejército del Este Comandancia Militar de Berga al director de la Colonia Escolar Permanente del Ayuntamiento de Barcelona, Berga el 16 de enero de 1939- Cito: “Por necesidades urgentes del servicio he tenido a bien ordenar sea habilitado para Hospital Militar el Pabellón de Suecia, que forma parte del grupo escolar permanente del Ayuntamiento de Barcelona, y en virtud de órdenes telegráficas del Jefe de este Ejército, el cual se halla deshabitado”. Comandante Militar el 2° jefe firma y sello. Este documento deja constancia de que se conocía muy bien la procedencia del Pabellón y a lo que estaba destinado. Unas semanas después del escrito es fusilado el director de la Colonia Escolar de Montaña en el Castillo de Montjuïc.

Adjunto copia del documento, fotografías de la época y recorte de prensa.

Los Amigos/as de la Torre pedimos: Una petición de reflexión sobre los hechos acontecidos durante el tiempo que bajo la Comandancia Militar de Berga el legado del Estado de Suecia para fines culturales fue expoliado. A tal efecto me permito sugerirle, como ciudadano, y si ello es posible en su agenda, aceptase el Sr. Ministro la invitación el día de la restitución de la Torre de Suecia en Montjuïc.

Mucho le agradeceríamos que desde aquella instancia de su digno Ministerio que Vd. estimare, se hiciere todo lo posible por restituir la Torre de Suecia dignamente, patrimonio de todos los barceloneses y españoles. – lo propio se está haciendo desde el Ayuntamiento de Barcelona.
Sería un honor poder contar con la asistencia de V.E. el día de la restitución, constituirá, como antes le he puesto de manifiesto, una ocasión excelente para poder profundizar en las relaciones con un vigoroso país como es Suecia y con un gran compromiso por causas internacionales a través del excelente marco que ofrece este momento en la historia de Cataluña la restauración de la torre de Suecia en Montjuïc. “Amigos/as de la Torre por la Paz y la Cooperación”.
En espera de su noticia me reitero de V.E. atto. y s.s.


Jairo Narváez
Coordinador de la Petición Ciudadana
Gestor Comunitario

barcelona@jaironarvaez.com
http://swedentowerbarcelona-jaironarvaez.blogspot.com/

Paseo Manuel Girona 44 1-3
08034 Barcelona
Barcelona 6 de marzo de 2006