Sunday, August 21, 2016

FunkisCat, expresión del funcionalismo Sueco en Catalunya 1929. Patrimonio arquitectónico barcelonés olvidado.

FunkisCat tiene raíces suecas y catalanas desde su nacimiento en la montaña de Montjuïc, un 15 de marzo de 1929.

Qué es “FunkisCat”?

FUNKIS es la abreviatura de funcionalismo sueco. La Torre de Suecia de Montjuïc es una perla de la arquitectura Funkis de comienzos del siglo pasado. Todo el material de esta construcción es de madera (fusta) y fue introducida en la exposición de Barcelona de 1929 por el arquitecto Peder Clason. El mesías de la Torre fue el ingeniero y físico Nils Gustaf Dalén, (1869 – 1937), galardonado con el novel de física de 1912. Dalén fue el fundador de la empresa AGA, pionera en la válvula solar del encendido automático de los Faros en el Mundo.
El nacimiento del funcionalismo escandinavo o, como es conocido en Escandinavia, Funkis es quizás la metodología más importante que atravesó el Diseño Escandinavo en el siglo XX. La torre es como un puente entre el estilo clásico de los años 20 y lo que llegó después. Esto ocurría precisamente con el rompimiento entre aquel predominante clasicismo de la década de los 20 y las nuevas ideas de Le Corbusier y Bauhaus.
El nacimiento del funcionalismo está estrechamente vinculado a la Escuela de la Bauhaus (Alemania) 1923.
CAT es la abreviación de Catalunya. Cuando la Torre y el Pabellón pasaron a ser oficialmente patrimonio Barcelonés en 1931 como donación del rey Gustav V de Suecia para una loable labor cultural, convirtiéndose en equipamiento para las Escuelas de Mar y Montaña; proyecto ideado por la Mancomunidad Catalana (1914) con el objetivo de dotar a todos los municipios de sus escuelas. Este equipamiento pasó así a servir a la labor destinada como escuela hasta comienzos de la Guerrea Civil Española.
En 1914 la Mancomunitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona empezaron a considerar la cuestión escolar de vital importancia, asunto favorecido por la numerosa presencia de concejales republicanos en el Ayuntamiento, especialmente preocupados por los temas pedagógicos y muy interesados en hacer de la escolaridad uno de los ejes importantes del bienestar social el derecho a la educación, libre, laica y gratuita. En 1916, el Ayuntamiento de Barcelona creó la Comisión de Cultura con tres objetivos: Construir nuevos edificios para escuelas, establecer un buen sistema sanitario para los niños y niñas que iban a la escuela y buscar un responsable que cuidara y vigilara el sistema educativo.
La responsabilidad del sistema educativo recayó en Manuel Ainaud Sánchez, un barcelonés de padre francés y madre andaluza, que entonces era presidente del Ateneu Enciclopèdic Popular. En la segunda república los Regidores republicanos en el Ayuntamiento de Barcelona, entre ellos Pere Comas i Calvet, promovieron con su amigo Sueco comisario de Suecia en la exposición Albert Winqvist que la Torre de Suecia y el pabellón, terminada la Exposición de 1929, no fueran vendidos sino donados al Ayuntamiento.
La Torre Funkis es barcelonesa, por lo tanto catalana. “FunkisCat”. Estas son sus raíces.  Después de 77 años sale a la luz de nuevo en Sant Jordi 2015, paseo de gracia 9, en el cual es presentado el libro ficción histórica para todas las edades “La Historia de la Torre de Suecia en Barcelona”. A finales del 2016 será editado en lengua catalana e inglesa.
 Ilustración de la Torre “FunkisCat”
La ilustración de la torre recreada en el libro “Historia de  la Torre de Suecia de Barcelona” (Página 38 del Libro), creada por el escritor, en colaboración con la diseñadora e ilustradores, nos lleva al Salón de Ciento (Saló de Cent, 1369) del Ayuntamiento de Barcelona un 5 de febrero de 1931, cuando en sesión plenaria del Concejo Municipal el Comisario General de Suecia, Albert Winqvist, daba posesión real y efectiva a todos los efectos legales oportunos al Ayuntamiento de Barcelona. El Pabellón y la Torre pasaron a formar parte del patrimonio municipal de la ciudad de Barcelona, siendo así meritorio acompañarla del escudo de la ciudad.
Esta ilustración ha sido patentada en la Oficina española de patentes y marcas Ministerio de Industria Energía y Turismo, diseño industrial D0520153-01, cumpliendo con todos los requisitos formales establecidos por la ley 20/2003 de protección jurídica del diseño industrial, publicado en el boletín oficial de la propiedad industrial (BOPI) con fecha de 05/11/2014.
Amigos de la Torre de Suecia 1929, FunkisCat.

Wednesday, July 13, 2016

En donde puedo comprar el libro? “Historia de la Torre de Suecia en Barcelona”

En la Montaña de Montjuïc B:SM tiene varios puntos de Información al ciudadano y turistas en el buscador de Google Maps los pueden encontrar con exactitud.  Parques y Jardines para los exploradores de la Montaña de Montjuïc, mapas, libros y pequeños souvenir entre los Libros " La Torre de Suecia en Barcelona Montjuïc" en castellano e Inglés una ficción Histórica acontecido en la Exposición de Barcelona de 1929 un patrimonio Arquitectónico Olvidado  
Punto de Información;  mapa de movilidad en Montjuïc, libros y suvenir
Temporada de verano abierto  jueves, viernes y sábados  de 15:00h a 21:30h
Temporada de Invierno jueves y viernes de 15:00h  a las 21:30 h
Avenida de Miramar continuación avenida del Estadio
 Punto de Información: Mapa de movilidad de Montjuïc, libros con historia de jardines y parques, diversos suvenires.
Del 1 de Enero  al 31 de diciembre  de 10 h a 18 h cada día 

Descubra  el servicio de Google Maps en el mundo global de la comunicación, La Torre es una “Local guide”, una exploradora de zona, dando a conocer por este medio los sitios de la Montaña de Montjuïc. Una aportación totalmente altruista y beneficiosa para los que desean interactuar con estas herramientas. Con las contribuciones de los guías locales de Google Maps, los usuarios (turistas) pueden ver las reseñas y fotos de sitios recomendados.
Descubra el Parque Montjuïc con el Plano de Movilidad (15) diferentes parques y jardines
Rutas Guiadas por Montjuïc y las mejores vistas de la Ciudad en (9) diferentes miradores
Ruta a la Torre de Suecia Patrimonio Arquitectónico Olvidado.  Conozca la  trasformación de  la montaña de Montjuïc años de Historia.
Aquí encontraras Libros que narran  parte de la Historia de Montjuïc la trasformación de la Montaña en 1929
La labor en la Montaña de Montjuïc se enmarca en 3 puntos esenciales:
1-       Añadir nuevos sitios de interés en la montaña.
2-       Escribir comentarios acerca de su historia.
3-       Añadir fotos de los lugares relevantes, reflejando la esencia del lugar y un poco de su historia.
Amigos de la Torre de Suecia Barcelona y Estocolmo.

Wednesday, June 15, 2016

Ruta a la Torre de Suecia de 1929, desde Las Fuentes Mágicas Montjuïc Barcelona

Invito a conocer el lugar donde me construyeron  en 1929 la ruta de la torre y descubrir  los bellos parques y jardines en la montaña de Montjuïc
(1) Visita las fuentes mágicas, (2) sigue hasta las 4 columnas de estilo jónico de Josep Puig i Cadafalch y (3) continúa hacia los pabellones de estilo barroco catalán en donde estuvieron  en 1929 Suecia y Dinamarca, Finlandia y Noruega (4) Subir las escalinatas para ascender al Palacio Nacional, (4ª) también podrán acceder a él por escaleras eléctricas. (5) Visita el Museo Nacional, (6) continúa por el costado del palacio para visitar el jardín Botánico histórico de Barcelona (7) subir por la escaleras eléctricas hasta la Avenida del Estadio Olímpico, (8) Gira a la izquierda y veras el “Estadio Olímpico de Montjuïc Lluís Companys” (9) en la esquina antes de llegar al estadio encontrarás el lugar en donde me construyeron  en 1929; hoy “Jardín  de la Aclimatación”. Grafico Original de 1923
En la esquina antes de llegar al estadio encontrarás el lugar en donde me construyeron  en 1929; hoy “Parque de la Climatización”. 
Patrimonio Arquitectónico Olvidado. Amigos de la Torre de Suecia en Barcelona
Avenida del Estadio. Esquina Estadio Olímpico. Patrimonio Arquitectónico Olvidado.  

Friday, April 08, 2016

Un Escaparate al Modernismo, de España al mundo. “la Exposición Internacional de la dictadura en Barcelona 1929”

En 1929 se celebraron en España dos grandes y propagandísticos acontecimientos, uno de ellos, la Exposición Internacional de Barcelona, evento que fue reprogramado, ya que en sus origines hubiese tenido que celebrarse en 1926 – 1927, originalmente llamado “Exposición de Industrias Eléctricas”. Este evento, aporte ideado por la Mancomunidad Catalana, fue cancelado por la dictadura que se impuso en España a partir del 13 de septiembre de 1923, reprogramándolo luego la dictadura con el nombre Exposición Internacional de Barcelona 1929. El otro acontecimiento, utilizado por la dictadura como propaganda, fue la Exposición Iberoamericana de Sevilla.

Estos dos acontecimientos fueron explotados como escaparate de la modernización del país ante el mundo. La Exposición Iberoamericana en Sevilla y la Exposición Internacional de Barcelona fueron inauguradas después de muchos contratiempos. El llamado éxito indiscutible de ambas exposiciones no consiguió disimular una evidencia, el hecho de que la dictadura y la monarquía empezaban a resquebrajarse. En las economías emergentes se inició el jueves negro, 24 de octubre, día en el que dio comienzo la caída de la Bolsa de Nueva York y con ella el crak (quiebra) del 29 y la gran depresión.

La llamada Exposición Internacional de Industrias Eléctricas se celebraría del 12 de octubre de 1926 al 1 de julio de 1927, según consta en la invitación entregada el 31 de diciembre de 1923 en Estocolmo, por el conde de San Esteban de Cañongo, habiéndose ya posesionado la dictadura unos meses antes. La dictadura anula la planeada exposición de 1926, expulsando a todos los organizadores de este evento, en su mayoría catalanes. Este fue el inicio del desmantelamiento institucional de la Mancomunidad Catalana y sus ideales culturales y progresistas.  4 años después, luego de muchos tropiezos, la dictadura llevó a cabo esta idea en el 1929.
En la ciudad de Estocolmo, un 24 de enero de 1927, se entregó otra invitación al Ministro de Relaciones Extranjeras, Sr. Eliel Löfgren, dirigida al Rey de Suecia, Gustaf V, y firmada por Don Carlos D. Domingo. En ella se daban fechas erróneas de apertura de la exposición, del 1 de abril hasta el 31 de diciembre de 1928.
Al cabo de unas semanas, la delegación de España en Estocolmo dirigió el 24 de febrero de 1927 un tercer documento rectificando el error y dando como fecha de inicio de la exposición el 1 de abril de 1929. Esta vez no se dio fecha de clausura.
Los nuevos cargos políticos institucionales y municipales impuestos por la dictadura y que gestionarían los temas del evento, fueron conocidos como el Consejo de Enlace de la Exposición General Española, el cual incluía delegados de organización y propaganda que sistemáticamente iban eliminando los símbolos públicos catalanistas para evitar su visibilidad mediática durante la llamada Exposición Universal que tendría lugar en Montjuïc. La sustitución de este ideario de la Mancomunidad Catalana que se llevó a cabo por los arquitectos afines a la dictadura, fueron  eliminando y modificando grandes obras bajo sus designios, cambiaron un proceso urbano entorno a Montjuïc.
Algunas de las maniobras para “castellanizar” a Catalunya y a Barcelona fueron: Nombrar Pueblo Español al complejo que debía de llamarse “Iberona”, en homenaje a los Íberos (los primeros habitantes de Catalunya), modificando también la idea inicial de esta obra; otra, denominar Plaza de España a la plaza desde la cual se accedía al recinto de la exposición, acondicionarla con una fuente central, cuya ornamentación hace alusión al más claro y alegórico estilo del poder Español y su historia; así mismo, construir dos torres venecianas, obras bien vistas por él general Primo de Rivera, influenciado por los cambios que se vivían en la Italia del Duce, Benito Mussolini. Igualmente, en 1928 se derribaron las cuatro columnas con capiteles jónicos, que fueron levantadas en 1919 y simbolizaban las cuatro barras de la bandera Catalana (Senyera Catalana). Este símbolo del catalanismo fue obra de Josep Puig i Cadafalch, el más importante de los arquitectos modernistas catalanes, historiador de arte y político. Un gran ideólogo y defensor del ideario de Catalunya, quien, en la entrada de la siguiente dictadura del General Franco, fue totalmente inhabilitado.

España a través de los informes suecos de 1923 a 1937

Los sistemas democráticos se tambaleaban en Europa, en Alemania, Adolf Hitler; en la URSS, Stalin; y en Italia, Mussolini. El fascismo se implantaba en Italia en 1922. Se fundó en Alemania el NSDAP y los regímenes autoritarios alcanzaron a Portugal y Polonia. Según escribía la prensa de entonces, Primo de Rivera se reuniría con Benito Mussolini, a quien elogiaba diciendo que era "El apóstol de la campaña contra la anarquía y la corrupción política", recogiendo con agrado una parte importante del sistema corporativista que Benito implantaba en Italia y que pretendió importar a España.
La explosión de este modelo autoritario, de fuerte sentimiento nacionalista, muy crítico con los sistemas democráticos débiles y acomodados, provocó una reacción en España, debido a la rápida extensión en toda Europa de las ideas emergentes de los socialistas, quienes contaban con un amplio apoyo de las masas populares.

En  varios de los escritos, el embajador de Suecia, Carl Ivan Danielsson, pone en evidencia las relaciones de Primo de Rivera y el Embajador sueco. Entre otros, narra las diferentes charlas que tuvo con el General en diferentes banquetes y cenas privadas con el dictador en Madrid y en Barcelona. Terminadas las cenas, durante las tertulias en el salón de los cigarros y el brandy, el General, con un claro laconismo militar, manifestaba sus ideas y sus proyectos para con Barcelona.

El embajador Carl Ivan Danielsson tenía un perfecto conocimiento del castellano, uno de los motivos por el cual el general Primo de Rivera le invitase a cenas en varias ocasiones en la capital y en la ciudad condal. El general encontraba un interlocutor diplomático sin intérprete para exponerle sus ideas e inquietudes del nuevo fascismo que surgía en la Europa. Es así como en varias de estas invitaciones, el general le expresara sus elogios y su encendida admiración hacia el dictador italiano Benito Mussolini: “El Duce del fascismo”, “El apóstol de la campaña contra la anarquía y la corrupción política”.
En los informes y notas diplomáticas confidenciales enviadas al rey Gustavo V y a la cancillería Sueca, el embajador describe el ferviente deseo de Primo de Rivera de invitar a Benito Mussolini a Barcelona. Cuando se refería al “Duce” el general, se enaltecía con una elocuente lírica militar y le describía, en tono autoritario, como se llevaría a cabo en el Palacio Nacional de Barcelona un acto a celebrar enalteciendo el fascismo, terminado el parlamento del anfitrión y su invitado de estado; efectuarían  una salida triunfal con honores e himnos militares trasladándose a pie desde el Palacio Nacional hasta la llamada Plaza España para homenajear a su invitado de estado, Benito Mussolini flanqueado entre las dos torres venecianas. Todo un ceremonial al más claro estilo romano. Una gran parafernalia con banderas, himno, marchas militares y los enaltecidos “Viva el Duce de Italia!”, “Viva el fascismo!”, “Viva Benito Mussolini!”.

El porqué de las Torres Venecianas en Barcelona

La idea de invitar a Benito Mussolini a Barcelona le venía rondando a Primo de Rivera desde que le impuso al arquitecto, afín a la dictadura, presentar un proyecto arquitectónico con un claro matiz de arquitectura románica. En la exposición del 1929, varias de las obras en Montjuïc fueron de imposición y modelo autoritario; así quería el General Primo de Rivera aproximarse algo más al fascismo, como lo describe el embajador sueco Carl Ivan Danielsson: “Siempre con decisiones de manera tímida en el ámbito internacional, sin dejar el fuerte sentimiento fascista y con su claro laconismo militar, fundamentalmente abogados por sus anhelos de grandeza”. Describe el embajador: “Para el dictador, los proyectos arquitectónicos son parte integral de los planes para crear un renacimiento cultural y espiritual del fascismo en España, y parte de sus planes para con Barcelona fueron esas dos torres venecianas”. “Las dos torres venecianas fueron construidas para enaltecer al fascismo y su líder máximo”. De esta forma lo describía en los escritos a mano, “notas diplomáticas confidenciales”, dirigidos al Rey Gustavo V, explicando con detalles las conversaciones. Estas notas nunca fueron realizadas en taquigrafía, o en máquinas de escribir.

Las torres venecianas a la entrada de la feria de Barcelona fueron una clara alegoría a un país en donde se vivía un fascismo, que durante la guerra civil española bombardeo Barcelona y más tarde llevo a Europa a una sangrienta y desbastadora Segunda Guerra Mundial.  

Adolf Hitler fue un admirador de la Roma Imperial. Quería trasformar Berlín en una ciudad faraónica. El proyecto de arquitectura nazi en Salzburgo tiene en su entrada al recinto dos columnas con cierta similitud  a las venecianas de Barcelona. Sería la capital que Hitler quería para su imperio, el eje sobre el que debía gravitar el universo nazi. Albert Speer, el arquitecto del III Reich y otros, como Marcello Piacentini, el arquitecto y urbanista italiano, trabajó intensamente durante la época fascista y consolidó su imagen de arquitecto favorito de Benito Mussolini y del Fascismo. Los arquitectos catalanes que ejecutaron estas obras modificaron notablemente el aspecto de la montaña de Montjuïc, como el arquitecto Ramón Reventós i Farrarons. Fueron arquitectos afines de la dictadura del General Primo de Rivera.

La Finalidad de las Exposiciones Internacionales.

En las exposiciones internacionales que se han realizado en todo el mundo, surgen arquitecturas nuevas, no se trata de copiar, más bien innovar.  Es lo que llaman Exposición Universal Arte y Progreso. Un acontecimiento tradicionalmente considerado como símbolo de progreso e innovación, como han sido en todas las Exposiciones Universales. Nuevas concepciones en la construcción, no copias de otras arquitecturas, y nuevos adelantos en la industria se unen para darle a las Exposiciones Universales una radiante brillantez y una enorme influencia. Como ejemplo, un símbolo principal de las Exposiciones Universales fue y es la Torre Eiffel, de 1889, y que servía como arco de entrada a la feria en Paris.
Con toda seguridad la entrada a la Exposición de Barcelona hubiera tenido otra arquitectura (dos torres inspiradas en el barroco  catalán probablemente) de los verdaderos impulsores arquitectos modernistas catalanes, defensores del ideario de Catalunya, de la Mancomunidad  Catalana. Esta exposición inicialmente se llevaría a cabo en 1926 – 1927 y se llamaría Exposición Internacional de Industrias Eléctricas, como se recoge en el documento entregado por el Conde de San Esteban de Cañongo, jefe de la delegación de España, en Estocolmo, un 31 de diciembre de 1923, al Barón E Marks von Würtemberg, Ministro de Relaciones Extranjeras, y el cual fue presentado al Rey de Suecia, Gustavo V, el 8 de enero de 1924.  Suecia fue el primer país de aceptar la invitación, en la primera estancia, luego en la segunda 4 años después.

En el folleto de información y propaganda en Inglés de la Exposición de Industrias Eléctricas, con gráficos para la exposición de 1926 - 1927, entregado a la embajada Sueca en Madrid, contiene un gráfico en el que se aprecia, entre otros, los llamados inicialmente pabellón del Arte Moderno y de la Arquitectura, durante la exposición de 1929 llamados Palacios de Alfonso XIII y de Victoria Eugenia, obra de Josep Puig i Cadafalch y Guillem Busquets. Fueron los primeros edificios en construirse, siendo terminados en 1923, fecha en la que acogieron una Exposición del Mueble y la Decoración interior. Con una superficie de 14.000 m2 cada uno, tienen planta rectangular, formada por módulos cuadrangulares dispuestos a modo de retícula. Las fachadas están inspiradas en el barroco catalán, con un conjunto de cuatro torres por edificio, rematadas por unos pináculos de forma piramidal, y decoración de esgrafiados en los muros, representando columnas salomónicas y motivos vegetales. Suecia, Finlandia y Dinamarca los ocuparon durante la Exposición 1929.

Plano general de la Exposición folleto de propaganda para los países extranjeros
En el gráfico de la exposición, en la plaza circular se aprecian dos columnas inspiradas en lo que sería una muestra del barroco catalán a la entrada de la exposición, obra de Puig i Cadafalch. Las torres surgen al final de un pasillo con columnas de menor escala, continuación del hemiciclo formado por una columnata de estilo barroco, que aparecen en el conjunto de la plaza circular dando una continuidad a la fachada del recinto.
Por razones desconocidas, el folleto y propaganda en idiomas inglés, francés y portugués no fue censurado, ya que en él se aprecian las cuatro columnas de Puig i Cadafalch construidas en 1919 y que fueron derribadas en 1928. Durante la dictadura se fueron eliminando de forma sistemática todos los símbolos públicos del catalanismo para que no tuvieran el eco que les podía dar la Exposición Internacional de la dictadura, en 1929, que tenía que celebrarse en Montjuïc.

Los arquitectos catalanes Josep Puig i Cadafalch y Guillem Busquets eran los diseñadores de la sesión oficial de la Exposición de Industrias Eléctricas. Junto con otros arquitectos catalanes fueron distanciados, desterrados del proyecto al inicio de la dictadura de Primo de Rivera. Este proyecto fue retomado por la dictadura 3 años después con arquitectos catalanes afines a la dictadura, renombrando al evento Exposición Internacional de 1929, lo que llamaría Un Escaparate del Modernismo en España al Mundo.

Arquitectura: Las Torres venecianas en plaza España, estas dos torres de planta cuadrada y 44 m de altura se concibieron como la puerta de entrada a la Exposición Internacional de Barcelona y están inspiradas (según el informe de propaganda de la feria de 1929)  en el campanario “campaniles”  de la catedral de San Marcos de Venecia (de ahí su nombre). En este trabajo hay un trasfondo del porqué fue una arquitectura impositiva, no siendo fiel a los principios arquitectónicos de la normas a seguir de una feria universal.
Las construcciones para las ferias universales en la mayoría de sus obras arquitectónicas  y siguiendo los principios, tienen qué ser nuevas arquitecturas muchas de ellas, se construyen con piedra o elementos de construcción artificial, obra vista, con materiales poco nobles pero coherentes con la voluntad de ser derribadas una vez terminada la Exposición.
Gráficos folleto de la feria en inglés, impreso por Seix y Barral  S. A. Empresa de artes gráficas fundada a Barcelona el 1911. Imprenta oficial de la publicidad de la Exposición de Barcelona de 1929. También es reconocida por ser la imprenta que diseña muchos de los carteles de la Guerra Civil Española.  

Jairo Narváez, Estocolmo Suecia 2016







Friday, March 04, 2016

Amigos de la Torre de Suecia En Barcelona - Montjuïc


Descubra la desconocida historia del Pabellón y  Torre de Suecia en Montjuïc.  Personajes suecos y catalanes  nunca mencionados que lucharon por dejar un legado de cultura en Barcelona.  

Con los amigos de la torre,  le llevamos a  un viaje por la historia de Catalunya, cercano a los hechos acontecidos desde 1923 y hasta nuestros días. Un  interesante recorrido en donde descubrirá los anecdóticos sucesos que rodearon  el heredado Patrimonio Barcelonés.
En nuestros boletines daremos a conocer las intimidades de la diplomacia de aquellos años, episodios  censurados por la dictadura Primo de Rivera, con biografías desconocidas, fotos inéditas y datos históricos  aun ignorados. Pero ¿Por qué?  
Hemos obsequiado el libro “La Historia de la Torre de Suecia en Barcelona”, entregado al comienzo de la nueva legislatura a todos los concejales del Ayuntamiento de Barcelona, el cual esperamos que los regidores hayan tenido ocasión de leer, descubriendo qué hay otras formas de narrar y escribir nuestra historia, o como decimos en Suecia: “No solo los niños leen cuentos infantiles”. 
Como edil, han sido unas de las primeras personas en conocer la historia de la torre de Suecia en Barcelona, patrimonio olvidado por más de 76 años. Como regidor de la ciudad condal, es responsable de velar por muestro patrimonio, por esta razón le hemos enviado esta invitación para que se suscriba al boletín de Amigos de la Torre de Suecia.

Este boletín también es  editado en idioma sueco y nos es grato informarles que como amigos de la Torre de Suecia está suscrito su majestad el rey Carl XVI Gustaf,  a través  de la oficina de información de la Casa Real Sueca. Recordar que fue su tatarabuelo Gustavo V el donante de este patrimonio olvidado.

La Torre de Suecia en Montjuïc, Barcelona es patrimonio Barcelonés desde 1931   Donada por el Rey Gustaf V, de Suecia.

Construida junto con el Pabellón, Para la Exposición Internacional, en Montjuïc, su diseño arquitectónico es un fiel ejemplo del funcionalismo de comienzos del siglo XX  en sueco “Funkis”.

En 1931, la Torre y el Pabellón fueron donados al Ayuntamiento de Barcelona, posteriormente destinados como equipamiento del programa de escuelas de Mar y Montaña, en la II Republica Catalana.

Posteriormente este equipamiento la Torre fue destruido durante la Guerra Civil Española, El pabellón modular su madera fue vendida por el ejercito Español en 1962.

Copyright © 2015 Patente Marca ® 

Sunday, May 03, 2015

Sant Jordi 2015 día del Libro y la Rosa en Catalunya


Sale a la luz la historia de la torre de Suecia en Barcelona – Montjuïc Patrimonio olvidado desde 1939.
Han pasado 84 años desde que este pabellón y la Torre pasaron a hacer patrimonio Barcelonés donado en 1931 por el rey de Suecia Gustavo V, tatarabuelo del rey regente  Carl XVI Gustaf de Suecia.

El fantástico Relato histórico de un desconocido Patrimonio Barcelonés
Libro Infantil, Ficción Histórica
La torre de Suecia, con su forma piramidal, es recreada como una niña de grandes ojos azules que nos narra su fantástica historia desde  que salían 1928 del aserradero de Örbyhus, Suecia, para ser transportada por mar hasta el puerto de Barcelona, en donde fue erigida en 1929 en la Montaña de Montjuïc.

Por qué la trajeron? Y cuál fue su función?
Descubre la historia, a través de la narración de un sin fin de importantes acontecimiento de esta época, de cómo la Torre de Suecia de Montjuïc llegó a ser patrimonio de Barcelona, hoy olvidado. 
Un proyecto independiente que es realidad gracias al esfuerzo propio y con el apoyo de los Amigos de la Torre de Suecia en Barcelona y en Estocolmo, presentado a los barceloneses en Sant Jordi 2015 abril 23 en Paseo de Gracia No 9. 
Comentarios que hemos recibido de barceloneses es que el libro es ameno e instructivo y, desde el punto de vista técnico, muy bien editado. Esta opinión técnica la emite una persona que es conocedora del tema, pues ha trabajado en el mundo editorial más de 30 años.
Elaboramos un marketing social deseado en Sant Jordi 2015, pero conscientes de que nos queda mucho por trabajar. Una de estas metas es lograr que el libro llegue a las escuelas de Barcelona.
Presentamos un patrimonio barcelonés, desconocido hasta hoy por grandes y pequeños. La Historia de la Torre de Suecia en Barcelona es un libro para jóvenes de 6 a 12 años,  ameno e instructivo para los adultos, basado en hechos reales acontecidos entre 1929 y 1939. La Historia inicia en la llamada exposición universal de Barcelona  y continúa en la segunda república Catalana. Este equipamiento fue destruido en la guerra civil española en 1939. Este libro es de interés histórico para toda Catalunya y Suecia.
En el collage Los hermanos de María de la Torre, personaje que nos narra en el cuento sus vivencias en la escuela de montaña. Emilio, Carlos y Juan y demás amigos de la Torre.

Saturday, January 03, 2015

Por qué no hay una placa e inscripción en el Jardín de la Aclimatación en Montjuïc que mencione la donación de Suecia en 1931?


Fotografía en blanco y negro de 1929 “Patrimonio que paso al olvido en Barcelona”.   
Pregunta que se formulan muchos Suecos residentes en Barcelona y visitantes quienes se desplazan a Montjuïc para conocer el lugar en donde 1929 fue erigida la Torre (funkis) y el Pabellón de Suecia construida en su totalidad en madera.

Fue al inicio de la II República Catalana. Desde 1931, este patrimonio Barcelonés ha sido regalado al olvido, sin embargo, siempre estará allí, en la memoria de unos pocos curiosos por la IDENTIDAD de la ciudad Condal. Cuando paseamos por la ciudad encontramos grabados, inscripciones, placas y monumentos. Siempre están allí, dispuestos a decirnos algo acerca de lo que vemos, y más si recorres la fantástica montaña de Montjuïc, citada por Jacinto Verdaguer como la madre orgullosa de su hija Barcelona, que extrae rocas de ella para construir sus edificios:

I al veure que traus sempre rocam de ses entranyes
per tos casals, que creixen com arbres amb saó,
apar que diga a l'ona i al cel i a les muntanyes:
mirau-la, os de mos ossos, s'es feta gran com jo!

La importancia del estudio de las placas e inscripciones para las disciplinas histórica y arqueológica. Desde tiempos inmemorables, las sociedades han tenido la necesidad de preservar y comunicar su memoria, para ello, se han valido de distintos medios. La literatura, la escultura, la pintura y la arquitectura, entre otros, han sido los recursos más utilizados para trasmitir este discurso histórico. Pero la Torre y el Pabellón de Suecia de 1929 construidos en madera han corrido con menos suerte, siendo olvidados por los políticos del Ayuntamiento de Barcelona durante más de 80 años, e ignorado o desconocido por historiadores catalanes.

En una ciudad como Barcelona, que está llena de historia que data desde la época romana, la fundación de una colonia romana llamada Barcino, pero con una leyenda del origen cartaginés, otorga a Amílcar Barca, padre de Aníbal, la fundación de la ciudad hacia el 230a.C. con el nombre de Barkenon, Barcelino o Barci Nova, en relación a su linaje.

Las placas aparecen en el momento en el que el hombre siente la necesidad de que un evento sea recordado por los demás. Un evento que está cargado de un discurso, un discurso de época, de política y, por que no, de sentimiento. Las placas cumplen entonces, al igual que la historia, con una función social: ser recordatorio de una acción pasada.

El grabado se remonta a los orígenes del hombre, en paredes de las cuevas, llamado pinturas rupestre; en objetos de piedra y de hueso. La duplicación de imágenes grabadas data de hace unos 3.000 años cuando los Sumerios realizaron diseños sobre sellos cilíndricos de piedra. Podríamos llamar a las estelas y grabados en piedra o las piedras rúnicas vikingas erigidas en honor de personas que participaron en las expediciones vikingas. “Las primeras placas conmemorativas”, pues rememoraron situaciones que la sociedad debía recordar. Estas conllevaban toda una carga ideológica y tenían un propósito más allá de la mera remembranza. Con el tiempo, esta manera de expresión fue cambiando en forma y materiales más no en esencia. En la actualidad, podemos encontrar una placa explicando un momento histórico, recordándonos quien ingenió aquel monumento arquitectónico, o bien, una emotiva conmemoración funeraria. Las encontramos también en las calles y paredes de edificios hablándonos de cómo fue el pensamiento de la gente que las mandó a poner y los momentos que ellos consideraron dignos de memoria.

En la investigación realizada en la ciudad de Estocolmo durante el año de 1996, en los archivos Históricos de Suecia, (Riksarkivet) nos ubica en Montjuïc, lugar en donde inició esta historia, y como no hay placa alguna, este ciudadano de a pie ha decidido publicar dos libros: Un primer libro infantil (de 6-12 años) llamado “La historia de la Torre de Sucia en Barcelona”, ISBN 978-84-617-2591-5, y un segundo libro para adultos llamado “Historia que forjaron humanistas suecos en la II República Catalana”; y como subtitulo “Donación del Pabellón y la Torre de Suecia de 1929 al Ayuntamiento de Barcelona”. El primer libro se presentará el día de San Jordi 2015, el segundo libro se publicará a finales del 2015. Reitero, cómo en este lugar no hay placa, el libro se volverá un documento invaluable. Dos libros que, aunados a su contexto, puede proporcionar un mar de información acerca del pensamiento de quién ostentaba el poder en aquellos años primero la Mancomunidad de Cataluña, luego la llamada dictadura con el Rey, Alfonso XIII, y el general Primo de Ribera, luego la República para finalizar en la guerra civil española. Al inicio de la historia en 1929, los avances tecnológicos de la época, la modas, tendencias, momentos cruciales e inclusive comportamientos sociales, personajes catalanes, españoles y suecos que gestaron esta herencia. Cómo si fuera, una placa hecha libro, con recuerdos históricos de los acontecimientos que sucedieron en la sociedad de 1929 al 1939 y que nos traerán hasta nuestros días. 
Por qué no hay una placa de la Torre y Pabellón de Suecia en este lugar? Siendo un hecho trascendental e importante, es una pregunta para los políticos y responsables de la cultura del Ayuntamiento de Barcelona, y es aquí en donde a los responsables políticos y sociales del patrimonio barcelonés les hace falta resolver. La memoria histórica tiene que ver con el proceso subjetivo de darle sentido a la Catalunya actual que lucha por una independencia, por un país libre y soberano. No pueden seguir ignorando este patrimonio con importantes elemento conmemorativo que contiene valores de fraternidad y solidaridad, un equipamiento con un discurso de la época y con un grupo de persona humanistas que la hicieron realidad como lo fueron el comisario Albert Winqvist y el embajador Carl Ivan Danielsson, homenajeado en los Museos del Holocausto en el mundo. “Justo entre las Naciones”

Por ahora, como no hay placa, serán estos 2 libros los que se vuelven documentos o placas invaluables. Así, quedará por ahora estos libros – placa en las librerías de Barcelona, evocando un recuerdo histórico, y por qué no, arquitectónico de lo acontecido en la montaña de Montjuïc en Barcelona de 1929.

En el collage: María Elisa Guerrero y Jairo Narváez recorriendo el Jardín de la aclimatación, en donde estaba erigida la Torre y Pabellón en 1929. (ver fotografía en blanco y negro). Evocando el espíritu creativo de Montjuïc, muy cerca una placa y una Olivera en el jardín de la Aclimatación recuerda 25 millones de muertos en el mundo a causa del SIDA. Se hace mención en una placa recordatorio de las víctimas como Barcelona solidaria en 2003, convirtiéndose en la primera ciudad europea en erigir un monumento en memoria de las víctimas del SIDA. 23 losas de piedra grabados con versos del poeta Miquel Marti Pol nos recuerdan más de 25 millones de muertos por esta enfermedad. Ilustraciones de la Torre del libro infantil paginas 35 la torre leyendo el escrito de 1930 la donación en nombre del rey Gustavo V de Suecia. y pagina 38, la torre ya siendo patrimonio Barcelonés se pregunta: “Qué va hacer el Ayuntamiento de Barcelona conmigo?” en el libro infantil la torre es recreada por su forma”funkis” en una niña que nos narra su historia desde que fue construida en su cuna Montjuïc hasta el fin de la Guerra civil española 1939. Trasportándonos a nuestros días con esa magia y ese espíritu renovador que se vive en la Montaña de Montjuïc.

Han pasado 86 años desde el inicio de este acontecimiento histórico, y 76 años de desconocimiento o displicencia por parte del Ayuntamiento de Barcelona. Al escribir “Torre y Pabellón de Suecia 1931 patrimonio barcelonés” en la pagina web del Ayuntamiento, su motor de búsqueda no genera ninguna información. Se desconocen estos hechos. Este patrimonio pasó al olvido en Barcelona.

 
Todos los gráficos del libro Infantil de la Torre estas registrados en patentes marca y diseño D0520153-01

Jairo Narváez
Coordinador propuesta ciudadana, reconstrucción de la Torre de Suecia en Montjuïc , dese 2005. Presentada al ayuntamiento en el 2005.

Thursday, August 28, 2014

El Pabellón y la Torre Construidos en Berga en 1998 y 2008 Carecen de valor Arquitectónico


El Pabellón y la Torre de Suecia de 1929 en Montjuïc, patrimonio del Ayuntamiento de Barcelona a partir de 1931.
(Extracto del documento de la petición ciudadana entregado al Ayuntamiento de Barcelona en octubre 20 de 2005)
"El Concejo Nórdico de la Madera fue muy crítico cuando se aprobó el proyecto de la reconstrucción del pabellón de Suecia por los promotores y la Generalitat de Catalunya, el 27 mayo de 1998. En el proyecto no se siguió un criterio acorde al pabellón original de 1929 con relación a los materiales empleados. El nuevo pabellón de Suecia en Berga carece de valor arquitectónico en Suecia. Los países nórdicos tienen una tradición profundamente arraigada con relación a la construcción en madera, más cuando se habla de una reconstrucción histórica (los ruegos del representante en España y Portugal del Concejo Nórdico de la Madera fueron callados). La llamada reconstrucción del pabellón de Suecia en Berga no se corresponde a la realidad, produjo un gran descontento entre los suecos, por tratarse de una joya de la arquitectura sueca llamada "Funkis" (abreviatura en sueco de funcionalismo), rompiendo entre aquel predominante clasicismo de su época. Para los suecos, la Torre es una expresión de un gran rasgo nacional más. Como dice un refrán sueco: "El perfeccionismo, o lo que no es perfecto, puede hacerse mejor y por consiguiente es objeto de queja". Lo que está bien hecho muchas veces se da por descontado. A esto se debe que en el caso de la reconstrucción de la Torre en Montjuïc, los Amigos / as de la Torre de Suecia de 1929 en Montjuïc recalcan que sea respetada la concepción original, usando como materia noble y total la "madera". Queremos sea nuestro aporte a la diversidad en Barcelona y ejemplo de referencia para quienes se interesen por este tipo de arquitectura".

El Sr. Jaume Farguell era alcalde de Berga en los años en que se llevaron las negociaciones con los promotores de la Generalitat de Catalunya, y fue quien hizo callar los ruegos del director del Concejo Nórdico de la Madera (El estudio y proceso de restauración que presentaba el concejo Nórdico tomaría varios años). Había un afán enorme por adjudicar la obra cuanto antes, también había otros intereses partidistas y personales de por medio, ya que se avecinaban las elecciones municipales.
Yo, Jairo Narváez como ex gestor comunitario, trabajé como funcionario del Ayuntamiento de Högsby, Suecia, ayuntamiento que esta hermanado con la ciudad de Berga. Entre los proyectos que tenia a cargo estaban: Las relaciones de hermanamiento desde 1991 hasta 2001 (en 1995 se oficializa en UE el hermanamiento entre las dos ciudades, siendo el primer hermanamiento oficial que se registra entre Suecia y España), la Internacionalización de la pequeña y mediana empresa y los intercambios con la comunidad europea Town Twinning (acercamiento de ciudades). Actividad que venia desarrollando con otras entidades y ayuntamientos de Suecia que buscan relacionarse con entidades y ayuntamientos de Catalunya, como ejemplo les puedo citar: En la ciudad sueca de Borås hay diez distritos y uno de ellos el de Sjöbo, cuyos políticos visitaron al regidor de juventudes del ayuntamiento de Barcelona en el en 2008. Presentaron una propuesta de intercambio con centros de jóvenes del distrito de Horta - Guinardó, uno de los diez distritos de Barcelona. Town Twinning coordinaba de puente entre estos dos distritos.
 
En 1995, cuando el ex Alcalde de Berga presenta el proyecto de restauración del pabellón de Suecia a Molt Honorable Sr. Jordi Pujol (Adjunto Foto), no se les informó a los suecos a quien pertenecía realmente este patrimonio. Fue posterior, cuando en 1996, durante mis investigaciones en el Archivo Nacional de Suecia en Estocolmo, accediendo a los archivos y estudiando los documentos originales del Comisario General Albert Wingvist y del embajador Carl Ivan Danielsson desde 1923 hasta 1931, que sale a la luz. En los documentos de 1930 dirigidos al Concejo de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona se formalizaba la donación del Pabellón y la Torre al Ayuntamiento de Barcelona, y en otros se informaba al rey de Suecia Gustavo V de la donación efectuada formalmente ante el pleno llevado a cabo el día 5 de febrero de 1931. De tal forma que el Patrimonio pasa a pertenecer históricamente al Ayuntamiento de Barcelona. En el Ayuntamiento de Berga "había una especie de censura" cuando se planteaba el tema de patrimonio. El Sr. ex Alcalde alegaba que esta competencia la tenía la Generalitat de Catalunya y por lo tanto no había que discutir sobre el tema, no con el Ayuntamiento de Barcelona. Pasado unos años y cuando los militares desalojan la colonia escolar de montaña de Barcelona convertida en caserna desde 1939 hasta1993, el Ayuntamiento de Berga pone en marcha el proyecto de reconstrucción. La Dirección General del Patrimonio Cultural de la Generalitat y el Instituto Catalán Del Sol reconstruyen el Pabellón y la torre de Suecia. "Siempre se habló de la restauración en Madera", "buscar patrocinadores suecos era la consigna" ya que la Generalitat aportaba un dinero y que el Gobierno Sueco, por intermedio del Instituto Sueco SI, el Concejo Nórdico de la Madera y las empresas suecas en Barcelona aportarían otra parte de la financiación.
Agenda en 1999: Una campaña de información sobre el proyecto de reconstrucción.
Coordiné y organicé una presentación en colaboración con la Embajada de España en Estocolmo, que se llevó a cabo el 14 de enero de 1999, la embajadora Sra. Cristina Barrios invitaba a todas las autoridades culturales de Estocolmo, entre otros el Concejo Nórdico de la Madera, Nordic Timber Council y el Instituto de Suecia. (SI)
 
Se coordina una audiencia con la Ministra de Cultura Sra. Marita Ulvskog para el día 15 de enero de 1999, a la que asisten la delegación Municipal del Ayuntamiento de Högsby, la embajada de España en Madrid, el Sr. Alcalde e intérprete.
Se elabora un plan de trabajo para la colaboración de la reconstrucción del pabellón de parte del gobierno de Suecia, y, con la debida información, se me autoriza y se me acredita entrar en contacto con el Instituto de Suecia (Svenska Institutet), entidad encargada de cubrir proyectos culturales en el extranjero. Presento el proyecto y la debida solicitud de ayuda económica.

El Instituto sueco aprueba el proyecto de ayuda en mayo de 1999, pero de forma escalonada. Primero: El Instituto sueco paga los trabajos de cálculo de madera para el pabellón, ya que el arquitecto de la obra desconocía estos valores y cálculos de madera (en otros términos desconocían la construcción en Madera). Al arquitecto Sueco Gäran Westman se le adjudica este trabajo de cálculo, el cual presenta al arquitecto en Barcelona, y se tiene que entregar al Instituto de Suecia un informe de evaluación para la siguiente fase. (Adjunto documento del instituto sueco)
 
Durante este tiempo, el Concejo Nórdico de la Madera elabora un estudio técnico de la reconstrucción en colaboración con el museo de arquitectura de Estocolmo, entregado al Sr. Alcalde. El estudio y proceso de restauración que presenta el Concejo Nórdico de la Madera y el Museo de arquitectura de Estocolmo, tomaría varios años. El Concejo Nórdico de la Madera pone en marcha una campaña de información sobre la construcción en madera, presenta un stand de información sobre la construcción en madera y la información sobre los bosques en países escandinavos: Finlandia, Noruega y Suecia; primero en la feria de Berga y luego se trasladan al área donde se iniciarían los trabajos de construcción del pabellón.
 
El Sr. ex Alcalde desestima la propuesta del tiempo que tomaría la reconstrucción hecha por parte del Concejo Nórdico de la Madera, alegando que tenía que adjudicar la obra cuanto antes. No había tiempo. El director del Museo de arquitectura en Estocolmo viaja a la localidad de Berga por encargo del Instituto de Suecia, para que realice una evaluación del proyecto, cualidades y deficiencias.
 
El 10 de diciembre de 1999, el Instituto de Suecia me remite un comunicado al no presentarse los elementos a juicio del proyecto de reconstrucción, y, con relación a los materiales que se van a emplear, me informa que el proyecto Numero:316-99ki del diariner: 5755/1999 y como respuesta que el Instituto Sueco, no puede ayudar en el proyecto. (Adjunto documento).
Las empresas Suecas que se habían contactado en Barcelona para patrocinar la reconstrucción del pabellón, al enterarse de los elementos que se van a emplear de igual forma desestiman su colaboración, la mayoría se enojan. "Yo, personalmente, recibí reprimenda de un empresario sueco en una reunión de Cámara Hispano-Sueca en Barcelona".
El único patrocinio que logré fue el de la empresa sueca IKEA, donaron todo el mobiliario para el área del salón de actos y las oficinas, lo que hoy ocupa el Casal de Europa del Berguedà (Con el compromiso de que no se divulgase el patrocinio por parte de IKEA).
Es hora de recalificar el nombre dado al equipamiento en Berga.
La Generalitat de Catalunya, el Instituto Catalán del Sol y la dirección General del Patrimonio Cultural de la Generalitat deberían recalificar que en los terrenos donde se construyó el pabellón de Suecia, "no esta la reconstrucción del pabellón de 1929," sino un edificio construido en la ciudad de Berga.
El Pabellón Alemán de la exposición de 1929, obra del celebre arquitecto Ludwing Mies Van der Rohe, puesto a la venta en aquella época, luego desmontado al no encontrar comprador, agotando el tiempo de entrega de el terreno de la exposición; fue reconstruido 1986 por iniciativa municipal. "Es todo un proyecto a tener en cuenta y su reconstrucción tomo 3 años y medio".
Queremos dejar claro nuestro criterio de la colonia de Suecia en Barcelona, no estamos en contra del edificio de Suecia en Berga, edificio construido por la Generalitat. Somos conscientes de las necesidades de los pueblos que necesitan de sus infraestructuras, lograr nuevos y modernos equipamientos como es el archivo comarcal, es muy valioso para el futuro de la sociedad catalana bergadana. Que al edificio le llamen pabellón de Suecia nos parece bien. Pero que no le llamen el pabellón de Suecia de 1929, por que no lo es. Esperamos que atiendan a esta recomendación.
El proyecto del Sr. ex Alcalde Jaume Farguell y lo acontecido con el pabellón de Suecia en Berga, para muchos suecos de la colonia en Barcelona y empresarios de la Cámara Hispano -Sueca, es que se sintieron utilizados con fines populistas y periodísticos. El ex Alcalde utilizaba estas relaciones para justificar a su partido y a la oposición de que los suecos siempre lo apoyaban en sus decisiones.
Como anécdota: Hace unos años tuve un grupo de 35 arquitectos suecos en Barcelona, viaje organizado por el Museo de Arquitectura de Estocolmo, hacían la ruta de Gaudí en el 2005. En el programa les incluía una visita a los jardines de Artigas en la Pobla de Lillet, les propuse ya de paso acercarnos al edificio del pabellón de Suecia en Berga; fue desestimada mi propuesta de visita, la repuesta fue: "carece de valor arquitectónico".
La reciente torre construida en Berga.
  Unos años después publica la prensa local que había restaurado la torre de Suecia de 1929 en Berga. Al ver el proyecto de restauración encontraron los mismos errores de la reconstrucción del pabellón, una estructura de metal forrada en madera su escalera espiral de metal y añadiendo cristales en donde están los tres aros en lo alto de la torre. El arquitecto sueco del museo de arquitectura en Estocolmo, cuando vio las fotografías del trabajo, comentó que no era la torre de Suecia “Funkis”, que más bien parecía una torre “suite”, que lo único que le faltaba es que le hubieran instalado un jacuzzi en lo alto de la torre.
A los políticos suecos y catalanes de la comarca, la embajada de Suecia en Madrid, el embajador de entonces Sr. Andres Rönquist, y el Consulado General de Suecia en Barcelona, cuando asistieron a la inauguraron de la torre, y hacerse la foto. Les faltó asesorarse de profesionales, cuando se trata de restauración de una obra. Surge la complejidad en el emblemático mundo de restauración. Desafortunadamente estas obras carecen de Valor Arquitectónico.
La llamada restauración del pabellón y la torre de Suecia de 1929 en Berga carecen de valor arquitectónico. Es como si el Pabellón de Mies Van der Rohe lo hubieran construido con otros elementos ajenos a su arquitectura original de 1929. No tiene sentido. Esto es lo que llaman en España: una chapuza, como no existe este término en sueco se les tradujo en el informe entregado al museo de Arquitectura en Estocolmo como un trabajo no profesional y de poca importancia.

Carpinteros y Ebanistas de la Construcción Superior "Timmermän"

El Pabellón de Suecia de 1929, diseño realizado por el arquitecto Peder Clason. El trabajo de montaje de esta fantástica obra “Funkis” fue realizado en 1929 por carpinteros y ebanistas de la construcción, todos unos artesanos en la construcción con madera. Lo que llaman en Suecia Timmermän och Snickare på Byggnads topp; carpinteros y Ebanistas de la construcción Superior. Los constructores en madera gruesa llamados desde el pasado Timmermän, han construido; barcos, casas, fincas, establos, iglesias, campanarios, escuelas y naves industriales; todos en Madera. Es una tradición muy antigua con un arraigo muy extendido en los países nórdicos, por ser un elemento natural de construcción la Madera que abunda en sus extensos bosques.
Suecia un País de Bosques

Collage: Reserva Natural Aboda Klint, en donde se puede admirar una de las vistas más hermosas de Småland desde la Torre de observación Aboda Klint de 40 metros. Campanario Sankt Johannes Kyrka, Estocolmo, construido en 1692 (322 años). En Suecia hay construcciones en madera que superan los 500 años de construidas.
Jairo Narváez
Coordinador de la Petición Ciudadana desde 2005